Las perras tienen celo durante toda la vida, por lo que no presentan una parada reproductiva o menopausia, excepto cuando se presenta una patología (como quiste ovárico, piometra, etc.) en que se puede alterar el ciclo reproductivo. Un error común es pensar que las perras viejas no pueden quedar preñadas y al descuidarnos, éstas se preñan con los consiguientes problemas al parto que tienen posteriormente debido a su avanzada edad.