Depende de la raza y muy especialmente, de la condición física de la perrita. Hasta los 7 años generalmente no hay mayor inconveniente, no obstante es siempre recomendable que la perra sea revisada por un médico veterinario para saber si está en condiciones físicas adecuadas.