Se recomienda castrar a los gatos a los 6 meses de edad, para eliminar el riesgo potencial de cáncer a los testículos. Además, con ello se eliminará o reducirá totalmente la marcación con orina. Los machos castrados no se excitan con las hembras y disminuyen el vagabundeo.