Se recomienda esterilizar a las gatas a los 6 meses de edad, para evitar preñeces no deseadas, prevenir cáncer en el sistema reproductivo y eliminar el riesgo de infecciones uterinas a lo largo de la vida. También reduce el riesgo potencial de cáncer de mamas, especialmente si se realiza antes del primer celo.