Las bolas de pelo (tricobezoares o pilobezoares) son acúmulos, más o menos esféricos, que se forman en el tracto digestivo de los gatos, originadas por el lamido del pelaje durante sus frecuentes aseos diarios, ya que la lengua de los felinos, debido a la rugosidad de sus papilas gustativas, se convierte en un cepillo que arrastra los pelos muertos. Estos pelos mezclados con la comida, forma estas bolas en el estómago y pueden llegar a constituir un verdadero cuerpo extraño en el aparato digestivo del felino. La formación de bolas de pelo, se manifiesta sobre todo en las razas de pelo largo, pero las de pelo corto no se libran de ellas.

Las bolas de pelo (hair ball), localizadas a nivel gástrico, provocan un malestar importante en los gatos; si son pequeñas por lo general, terminan siendo expulsadas a través del vómito. La situación se torna realmente grave, cuando estas bolas son demasiado grandes, quedando retenidas en la luz intestinal, sobretodo a nivel de la segunda porción del intestino delgado. En estos casos, se produce un estado de malestar general en el animal, que puede culminar en una pérdida total del apetito y de las funciones intestinales, ocurriendo una obstrucción intestinal, que si no es resuelta quirúrgicamente, para liberar el paso a este nivel, tiene como resultado la muerte.

Las formas de prevenir este tipo de cuadros en gato las podemos resumir en: Cepillado constante de aquellos gatos de pelaje largo, a fin de poder retirar el pelo muerto y así evitar la ingestión en exceso de la materia que origina el problema. Permitir el acceso del gato a jardines o maceteros con hierba, que al ser ingeridas provoquen el vomito, que facilita la eliminación de las bolas de pelo. Administrar sustancias laxantes que previenen y/o faciliten la eliminación de las bolas de pelo a través de las fecas. Suministrar alimentos especialmente formulados para evitar la formación y facilitar la expulsión de las bolas de pelo.

Es conveniente preguntar al medico veterinario cual es el sistema mas adecuado para la prevención de esta patología de acuerdo a las características propias de su gato y el tipo de ambiente en que habita; para así evitar este que su mascota sufra las molestias originadas por las bolas de pelo.


Luis E. Raiteri R.

Médico Veterinario - Universidad de Chile

Pozo Almonte N° 295 - Los Monjes

Centenario - Los Andes

Teléfono: 34- 2469968